15 enfermedades que puede padecer tu mascota y que quizá no conoces

La prevención es un factor fundamental en la salud de nuestros animales y, como ya sabemos, las visitas frecuentes al veterinario son obligatorias. Debemos tener presente que nuestras mascotas deben estar sanas, no sólo por ellas mismas, sino también porque conviven con nosotros.

Muchas de las enfermedades más comunes que pueden padecer las mascotas también las sufrimos nosotros, como los problemas articulares, la artrosis, las alergias, patologías cardíacas… Sin embargo, algunas de las más peligrosas para ellos son las provocadas por parásitos y picaduras de mosquitos, y ahí sí que podemos prevenir mediante vacunas y otros productos que el veterinario deberá indicarnos. Afortunadamente, la vacunación en mascotas está bastante avanzada y extendida y hoy en día supone una buena barrera frente a este tipo de enfermedades.

Entre las más comunes se encuentran algunas leves, como la otitis (muy frecuente entre perros de orejas largas y/o delicadas) o los resfriados, otras graves pero que pueden controlarse, como la diabetes, el reumatismo y la epilepsia, y otras para las que la prevención es fundamental porque pueden ser potencialmente mortales, como el parvovirus o la rabia, aunque estas están muy poco presentes debido al éxito de la vacunación y la concienciación entre los dueños de mascotas.

Sin embargo, también hay otras que, si bien son más comunes de lo que creemos, son poco conocidas y por ello nos puede sorprender su diagnóstico en algún momento. No se trata de creer que nuestra mascota tiene todas las enfermedades del mundo, sino de estar siempre atentos a cambios en su comportamiento o en sus hábitos que pueden ser indicadores de alguna enfermedad (o no, pero es bueno saberlo).

Hay muchas enfermedades que están casi erradicadas gracias al alcance de las vacunaciones, pero hay otras que aún persisten y cuyo contagio es muy fácil. Ante cualquier duda, lo único seguro es consultar con tu veterinario, que sabrá decirte métodos de prevención (adecuados también a tu zona geográfica, pues hay algunas más propensas que otras, por ejemplo, a algunos mosquitos), así como diagnóstico y tratamiento correcto.

No es bueno preocuparse en exceso, pero sí estar atentos a la salud de nuestros mejores amigos. Al fin y al cabo, lo que todos queremos es que nuestras mascotas estén sanas y fuertes y que tengan la mejor calidad de vida posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

Estoy deacuerdo

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola
Ir a la barra de herramientas